PREDICANDO EL PASADO

Y es que en la vida, hay muchas cosas que nos perdemos, después de más de treinta años, decido publicar lo que yo llamo mis cartas, no son poemas, no son poesía, no son del agrado ni entendimiento quizás del que no haya sufrido de adicciones, pero esto tiene un valor para mí, importante, duele leerlo, duele publicarlo, pero son mis escritos de noches de embriaguez profunda, que sacaba de su imaginación torpemente y con letra ilegible, lo que veía tras los ojos del alcohol.

Gracias.



Esta carta es quizás una de las más duras, nada que ver con la realidad, pero si con lo que pensé cuando una madre, llega a buscar a su hijo que se está matando.

Bastó sólo una hora.

Que no ocurra nunca más, si deseas leerla, pulsa aquí

 


Si tienes un problema parecido, no dudes en contactar conmigo, la base de todo esto, es el anonimato.

En los campos obligatorios, en Apellido, pon uno cualquiera, tu nombre puede ser un nick.

 


[contact-form-7 404 "No encontrado"]

Impactos: 13

error: