Mis cartas

¡¡BASTÓ SOLO UNA HORA!!

¡Solo una hora!

hacía que me habías llamado

solo una hora, me dijiste hijo, me llevas al centro

y yo déspotamente, dormido te dije

siempre eres la misma, ¿acaso no puedes esperar?

y tu silenciosa, cerraste la puerta de mi habitación y te marchaste

¡Solo una hora!

solo, una hora hacia que me dijiste eso, y tú

presa de la ansiedad por resolverme mi problema

y no ver a tu hijo, metido en un conflicto

te fuiste solita, con el calor, a resolverme mi asunto

y yo, en la cama, durmiendo me quede

Solo una hora, hacía que me habías despertado

solo una hora, te dije, que no me molestaras

solo una hora, bastó para recibir una llamada

¡venga para el hospital, su madre ha fallecido!

perplejo, frío, afligido y tembloroso, pensé, que eso no era posible

si tan solo hacia una hora que cruce unas palabras contigo, ¡madre!

Ahora recorro apresuradamente las calles con el vehículo

en busca de tu aposento, en busca del hospital donde yaces

madre, te veo, aún tienes en la mano, cogido el impreso

que ibas a solucionar, madre, Dios, madre querida, mi viejecita

¿por qué no me has esperado, por qué te has ido tu solita?

Madre bonita, me han arrancado de mí, toda mi vida

Ya no escucho tus palabras, de hijo ¿vas a comer?

madre, que dolor más intenso, más profundo, más penoso

mis lágrimas no paran de caer por mis ojos, mientras pienso

que egoísta he sido, que mal hijo has parido

madre, ¡Dios!, despierta y que todo vuelva a ser lo mismo

a decirme hijo, levanta ya, es tarde mi cariño, vamos a almorzar

Solo una hora, te tenía en mí ser, solo una hora, basto para desaparecer

madre, silenciosa, acostada en este lecho del camino hacia la fe

madre que esperas ahora el féretro que te transportará al descanso

¿qué puedo hacer yo, sin mi madrecilla querida?

cuanto sentido de culpa, cuanto duele eso que llamaban conciencia

corte celestial, es tan tremendo el dolor, que apelo a vuestra bondad para llevarme de aquí

Solo una hora, para darte un desplante, y buscarte la muerte

madre soy culpable de que estés en esta cama, esperando a ser llevada

madre de mis entrañas, madre codiciada, soy tu hijo mal nacido

que solo en una hora, te ha negado y te ha buscado un mal destino

madre, yo quiero irme contigo, no quiero vivir en muerte

no deseo quedarme, ¿qué hago en casa con tus recuerdos?

Madre, que dolor tan intenso, que lágrimas amargas, que pena

Dios del cielo, ¿existessssss?, acaso te has parado a pensar en mi mamá

te la has llevado, porque a su hijo, quiso ayudar, y en un cruce

un mal nacido su vida se llevó, y ahora no puedo pedirle perdón,

ahora tengo que vivir con esa hora decisiva, con ese lamento, con el llanto

angustiosamente pienso como irme de aquí, porque sin ti, vivir es morir en vida

Madre, te beso, te quiero, te adoro, y maldita esa hora, maldito ese asunto

que tuve que resolver yo, y lo dejé, por negligencia

y tú, queriéndome, fuiste a solucionar mi problema, y me dejaste dormir

y ahora ni tengo madre, tengo el problema, y no quiero vivir

Madre, ¡Dios mío de mi vida!, sangre de mi sentir, quiero irme a morir a tu lado

Madre, ya se oye llegar el féretro, ¡madre!, mamá, ¡no!, no puedo mirar

¿Sabes lo que me has dejado, sabes lo que es sentir la culpabilidad?

solo una hora, mi madre estaba viva, solo una hora después

reposa en una cama del hospital, toda reventadita, sangrante

madre de mi ser, madre que me has dado la vida

yo te la he quitado sin querer, bien lo sabe el cielo, pero sin ti

nada tiene sentido, ya no necesito vivir, me voy contigo, reina, espérame.

© ORIGINAL DE PACO GUERRERO

Impactos: 4

error: